• subidaveleta@gmail.com

HISTORIAL ENRIQUE CARMONA

Pincha en el cuadro inferior derecho [_] para ver en pantalla completa.



Hola a tod@s, ante todo GRACIAS por dedicar una parte de vuestro tiempo, en leer estas líneas.

Decir que en esta biografía relato mi trayectoria deportiva como un corredor apasionado por el Running.
– Lo que explico es un resumen de las vivencias y recuerdos documentales que guardé con mucho celo durante décadas, desde que me propusieron el proyecto de crear y dirigir la Escuela Municipal de Atletismo en Maracena. Esa iniciativa nació para dar vida a las instalaciones recién construidas por el gobierno de aquella Corporación Municipal, encabezada por el ejemplar Alcalde D. Luís López García en los primeros años de la democracia. Aceptando aquel reto renuncié a la posibilidad de estar en el mundo de la élite, ya que el destino quiso que aceptara aquella propuesta y desde entonces decidí dedicar mi mayor tiempo a los alumnos que se iniciaban.
– Esto que expongo va relatado cronológicamente y por brevedad solo detallo los resultados más relevantes que he podido localizar.
– Solo pretendo con esta historia dejar constancia de un esfuerzo y dedicación (matizando mi estilo) el cual durante tantos años vengo desempeñando de manera ininterrumpida y totalmente altruista para nuestra sociedad del deporte.
– Gracias a mi entusiasmo, esfuerzo y constancia he podido superar muchos obstáculos principalmente políticos, económicos, de lesiones y hasta de acoso e incomprensión por parte de algunos representantes municipales. A pesar de todo, por mi ilusión y perseverancia me siento identificado en las palabras del buen periodista de Ideal Paco Vega quién me aludía en sus crónicas “el incombustible Enrique Carmona”
– Dejo que el lector valore esta trayectoria, que para mí ha sido de fidelidad a los valores del deporte como el juego limpio, la deportividad y el compañerismo. – Finalmente decir, que el precio que he pagado por dirigir y mantener este proyecto deportivo ha sido elevado, pues tuve que sacrificar un tiempo irrecuperable que resté a mi familia y amigos, además de a mis posibilidades como atleta profesional. A pesar de todo “creo” que ha merecido la pena.
 – Muchas gracias a todas las personas que durante las distintas etapas de todos estos años habéis confiado en mí y me habéis dado vuestro apoyo y cariño.